Exhibisionistas! Taller para artistas, curadores, críticos, periodistas, historiadores y civiles en general

26 10 2012


¡EXHIBICIONISTAS!
Un taller de María Gainza
Producciónanálisis y discusión de textos para muestras

Abierto a todo aquel que quiera escribir sobre arte: artistas, curadores, críticos, periodistas, historiadores y civiles en general.

 

Hay quienes sostienen que toda muestra de arte necesita de un texto. Piensan que sin él las obras parecen llegar al mundo desnudas. A fuerza de repetición esta idea ha terminado por producir un género nuevo. ¿Qué clase de género?. Los textos para muestras son escritos cuya especificidad es lo inespecífico, son textos que habitan “un limbo balbuceante” como alguna vez observó Fabio Kacero. Heterogéneos, experimentales, se codean con el prólogo, el cuento, la crítica y el ensayo y a la vez permanecen esquivos, arman sus carpas en las fronteras como inmigrantes desarraigados. Son, por sobre todo, escritos que juegan con las voces y desnudan al que escribe mientras arropan al objeto sobre el que reflexionan.

 

 

Viernes 9, 16 y 23 de Noviembre de 18.30 a 20hs. Cuarto encuentros on line.

Inscripción: cursos@ciacentro.org 
Arancel: $400

 

María Gainza: Crítica de arte y escritora. Trabajó durante diez años como colaboradora del suplemento Radar del diario Página/12 y es corresponsal para la revista ArtForum de Nueva York. Desde el 2009 dicta un taller de escritura sobre arte en la Universidad Di Tella. Fue editora de la colección de libros sobre artistas argentinos contemporáneos de la editorial Adriana Hidalgo y periodista de The New York Times en Buenos Aires. En el 2011 su libro Textos elegidos fue publicado por la editorial Capital Intelectual. Sus cuentos han aparecido en las revistas Tokonoma y La mujer de mi vida.


CIA Centro de Investigaciones Artísticas
Tucumán 3754 – CABA

011-4861-7838
produccion@ciacentro.org

WEB CIA 





¿Haciendo amigos en facebook?

8 08 2009

El equipo de análisis de datos de Facebook publicó hace unos meses una nota de investigación en la que examinaban la contribución de Facebook al crecimiento de las redes personales de sus usuarios. Se trata de un estudio descriptivo que analiza el tamaño de la lista de contactos de los usuarios de Facebook y el tipo de relaciones que mantienen con los mismos. Los resultados son interesantes y, pese a su carácter descriptivo, el trabajo está bien contextualizado en la investigación previa en el ámbito del análisis de redes sociales. ¿Aumenta el tamaño de las redes personales? Veamos brevemente los resultados más destacados:

* Un usuario de Facebook tiene en promedio 120 personas en su lista de “amigos”.
* El usuario promedio de Facebook se comunica activamente sólo con un pequeño subconjunto de la lista de contactos, mientras que mantiene relación (visitando el perfil o leyendo noticias) con un grupo que equivale a dos veces el tamaño de dicho núcleo.
* Parece entonces que Facebook ofrece la oportunidad para mantener el contacto con un gran número de personas a través de formas de comunicación pasiva.

Lo primero que llama la atención de los datos es que resultan bastante consistentes con el conocimiento previo sobre el tamaño y la estructura de las redes personales. Las relaciones de nuestro entorno inmediato se organizan en círculos concéntricos de intensidad variable. Cada individuo cuenta aproximadamente con 3 confidentes y 10 proveedores de apoyo; tiene entre 148 y 300 relaciones estables; y conoce entre 300 y 3000 personas a lo largo de su vida. La misma topología, condicionada por las constricciones espacio-temporales, parece trasladarse a las interacciones online. ¿Cuál es entonces la diferencia?

* Para los lazos fuertes (aquellas relaciones más intensas y frecuentes y con más modalidades de intercambio), Facebook y otras aplicaciones similares no son más que otro medio en el que se mantiene la relación. De hecho, la multiplicidad de contextos y medios de comunicación constituyen una característica de las relaciones más importantes para el individuo.
* Sin embargo, el registro electrónico parece facilitar el mantenimiento de lazos débiles, es decir, relaciones ocasionales, generalmente especializadas en un tipo de intercambios o simplemente puntuales. Facebook sirve de registro de contactos casuales con los que predomina un estilo de comunicación pasiva: visitar un perfil o echar un vistazo a los últimos movimientos online.

Se trata, en cualquier caso, de un contexto peculiar para la interacción. El usuario promedio de Facebook tiene hasta 2.5 veces más contactos en su listado que aquellos con los que se comunica activamente. Estas redes de comunicación pasiva son comparativamente densas, de forma que los usuarios están altamente conectados. Es un contexto en el que se propaga rápidamente la información (o el cotilleo). Al ubicar nuestros lazos fuertes en dicho contexto, se encuentran en un medio infrecuente para algunos de los contenidos que caracterizan a ese tipo de relaciones. Poder observar una parte de la intimidad de otros, ya sea mirando fotos o teniendo acceso a la interacción que mantienen con terceros, es uno de los incentivos para participar en aplicaciones como Facebook. Pero son también un nuevo reto, y a veces una dificultad, en el manejo de nuestras relaciones personales.

Isidro Maya Jariego
Doctor en Psicología. Profesor Titular de Psicología Social de la Universidad de Sevilla. Coordinador del Laboratorio de Redes Personales y Comunidades.
http://personal.us.es/isidromj/php/blog/